Verónica Martínez Coach

Funciones

El día a día de un coach consiste en ayudar y dar apoyo a personas que quieren o necesitan pasar por un proceso de cambio. El coach debe analizar y reconocer los obstáculos y miedos a los que su cliente se enfrenta y que son los que impiden que consiga sus objetivos, sueños o logros.

Es necesario que un coach sea una persona con presencia, que sea capaz de fomentar en sus clientes una actitud positiva, que pueda entender los sentimientos de los demás. Un coach debe de ser cercano para crear una relación con su cliente simétrica para que no se sienta manipulado, sino que más bien vea al coach como un compañero.

Este tipo de relación es un aspecto que hace única a esta profesión ya que el coach no ayuda a solventar problemas sin más, sino que siempre tienen el fin de cumplir algún tipo de objetivo, por lo que los obstáculos no son el fin último, son un elemento más del proceso.

Un consejo para ser un buen coach es conocerse a sí mismo, construir una personalidad fuerte y segura y ser paciente. Además, es recomendable no generar expectativas en los clientes sobre hasta dónde pueden llegar o qué pueden conseguir.